La villa acogió la IV edición de las Jornadas de Ufología, centradas en el fenómeno ovni y los misterios que rodean el avistamiento de platillos volantes

Por lo que sea, oye, por lo que sea no han rodado una buena película sobre invasiones alienígenas en Morales de Toro. Da la casualidad que esos visitantes del mundo exterior nunca se fijan en las bondades de la tierra castellana para llevar a cabo sus fechorías y planes de exterminación, prefieren lugares mucho menos apacibles como Nueva York, París o Washington. No obstante, que los productores de Hollywood desconozcan el valor de la tierra toresana, no significa que no haya algún que otro ser desconocido que se haya paseado por nuestros cielos en un objeto volador no identificado, más conocido como ovni. Así al menos lo asevera Nando Domínguez, quien asegura haber experimentado una de esas sensaciones únicas que supone vislumbrar un platillo volante. Tanto es así, que Nando, que no es el típico que se deja vencer por cualquier enigma, decidió ahondar en el tema hasta el punto de organizar unas jornadas de ufología, las cuales ya van por su cuarta edición y que cada verano acercan a la pequeña villa moralina a decenas de aficionados y especialistas en la materia en cuestión.

Las jornadas, a las que acudieron más de 60 personas de diversos puntos del país, comenzaron en los salones “Alberto Gatón” con la presentación de Elena Mayor. La primera conferencia correrá a cargo del anfitrión, Nando Domínguez ofrecerá la charla “Los ovnis en Zamora”, que aborda una parte de su libro sobre el mismo tema que saldrá a la venta después del verano. El encuentro continuó con la ponencia “Ovnis, verdades y mentiras” de Fernando Rodríguez, aficionado al mundo de la ufología y especializado en el encuentro entre aviones y supuestos ovnis.

Tras un pequeño descanso, Esther Castro reabrió la reunión con la conferencia “Los círculos en las cosechas”. Los conocidos como “crop circles”, en el argot de la ufología, son enigmáticos dibujos, muy complejos y de grandes proporciones que aparecen en los cultivos de todo el planeta. Un fenómeno que atrae mucho interés dentro del mundo del misterio y que incluso ha creado un negocio ligado al turismo, aficionados que se desplazan hasta los campos de cultivo donde han aparecido dichos “dibujos”. Pierre Monteagudo y su “Expediente rojas”, “un complot de la NASA para ocultar los inventos del científico clave en el aterrizaje del hombre en la luna”, cerró la sesión antes de la cena.

Por último, las IV Jornadas de Ufología de Morales de Toro cerraron el acto con una mesa redonda integrada por Luis Pisu, director de la muestra del misterio de Valencia; Hugo Girão, miembro del grupo de estudios espiritistas de Zamora; Elena Mayor; Jairo Prieto, autor del libro “Pueblos fantasma de Zamora”, y el resto de ponentes de la reunión. Durante las postrimerías del acto se llevó a cabo la entrega de diplomas a los ponentes y la visualización de un vídeo con saludos de Javier Sierra o José Antonio Caravaca, entre otros expertos en el universo del misterio.

Fuente: https://www.laopiniondezamora.es/toro/2018/07/22/morales-clave-area-51/1098758.html

Descarga: Morales en clave Area 51 La Opinion de Zamora 22 julio 2018