El Fenómeno ovni en Tenerife

Como motivo de vacaciones me marche a Tenerife desde el 1 al 6 de Noviembre, he decidido hablar de ovnis en Tenerife, rescatando algunos casos que encontré en la hemeroteca y alguno que me han cedido.

En los documentos desclasificados por el ministerio de defensa se recogen 15 Avistamientos producidos en las Islas.

Uno de los documentos con mas paginas es el 741124, con fecha del  24 de noviembre de 1974, contiene 82 páginas.

Este  expediente recoge dos testimonios sobre un doble avistamiento, producidos en Gran Canaria y otro durante un vuelo comercial de la compañía Iberia entre Tenerife y Gran Canaria.

El primero señala que, “a las 19:30 horas, el observador, cuando circulaba en compañía de su familia por la carretera norte de Gran Canaria en dirección a Arucas, ve un punto luminoso blanquecino que dejaba tras de sí una estela luminosa corta, con dirección paralela a la costa. El objeto desapareció en pocos segundos, menos de 15, en dirección a Tenerife”.

Por otro lado, a las 19:45 horas, el vuelo IB098 despega de Tenerife con destino a Gran Canaria y en las proximidades a la Isla de llegada divisan desde el morro del avión, una potente luz que se aproximaba en dirección contraria. En el momento del cruce, desde la cabina de la nave comunican que se están cruzando con el tráfico procedente de Las Palmas, pero desde la torre de control les hacen saber que no ha habido tráfico por lo que se pide contrastar la información con el Escuadrón de Vigilancia Aérea que corrobora los datos facilitados por la torre de control.

 

                                                EL TEIDE ALERTA OVNI

En el 78 Francisco Padrón hizo una concentración en el Teide a partir de ahí nacio una idea dos años más tarde.

El 24 de junio de 1989 en las cañadas del Teide , más de 10.000 personas se reunieron para mirar el cielo en busca de ovnis, fue el programa estrella Espacio en Blanco de Miguel Blanco fue el que se encargo de captar durante semanas a los asistentes de aquel evento fue uno de los organizadores.

Los organizadores pusieron a disposición del público autobuses -las famosas guaguas- gratuitos desde el centro de la ciudad hasta el mirador de La Ruleta, dentro del Parque Nacional del Teide, en la isla de Tenerife, en una despejada noche del recién estrenado verano de 1989

Hubo atascos de más de una hora y embotellamientos en una carretera limitada 

Según Francisco Padrón, el empresario y periodista asociado a la organización, la quedada era también “…una gran reunión en el Parque Nacional con el fin de aprovechar la energía telúrica y, tras un ejercicio de relajación, emitirla con ideas positivas de paz y armonía, proyectándola hacia todo el planeta”. También extendieron la invitación a “…los extraterrestres para que compartan con nosotros esta buena voluntad”

Para efectuar esta llamada hacia el exterior los organizadores montaron un escenario con 20.000 vatios de luz y 10.000 de sonido que emitiría durante la reunión todo tipo de sonidos y destellos a modo de “Encuentros en la Tercera Fase” en busca de una respuesta extraterrestre que nunca llegó. La temperatura bajó hasta los cero grados conforme se adentraba la noche.

 

Caso contado por un testigo de Tenerife

JUANJO

Una noche subió al Teide con un matrimonio amigo suyo para ver las estrellas.

Después de cenar se marcharon a la zona de las Minas de San José  muy cerca de la montaña blanca, casi a los pies del Teide. Arrimamos el coche fuera de la carretera y nos quedamos dormidos, dentro, durante un rato durante una media hora aproximada, Juanjo estaba dormido cuando de repente escucho la voz del conductor.

¡Joder! Dijo asustado ¿Qué es esa luz? Se preguntaba, Juanjo y la esposa del conductor entonces se asomaron por la ventana y vieron una gran luz circular iluminaba el suelo sobre el que estaban aparcados, sobresaliendo del coche como unos dos metros aproximadamente. La luz no se salía ni un milímetro del círculo periférico que marcaba alrededor del coche. Era como si saliese del suelo o eso daba a entender ya que la zona donde se encontraban era piedra blanquecina.

Miraron rápido hacia arriba al cielo con la cosa de ver si arriba de ellos había algo, pero no vieron nada, al menos que fuese visible para ellos, pero lo curioso es que esa luz seguía teniendo como centro al coche, de repente esa luz comenzó a parpadear varias veces y se apagó del todo.

En ese momento se bajaron del coche para inspeccionar la zona y ver qué era lo que les había pasado, pero ahí estaba todo igual se respiraba paz y el cielo seguía iluminado por la luna y por esas maravillosas estrellas.

Ellos siguieron su camino y decidieron bajar para volver a sus casas, pero curiosamente unos años más tarde Juanjo lo cometo a unos amigos y casualmente esas personas también habían vivido la misma experiencia, por lo que  no fueron los únicos.

 

 

Fuentes donde me  he documentado: Canaries en hora, La Sexta, Juanjo de Tenerife

Related Post