El 3 de julio del año 2016 en un evento que iba como invitado para hablar de ufología , dentro del centro La Alhondiga de Zamora, una persona que asistió entre el público y cuyo nombre no recuerdo me dio una carta y me comento que investigase el contenido, hoy a comienzos del 2019 hago público el contenido de la carta, la persona que me aporto la carta no me dio ningún dato más ni siquiera tenía perfiles en redes sociales ya que le pregunte para estar en contacto, la cosa quedo ahí, luego ya no lo volví a ver entre el público que asistió al evento.

La carta está escrita el 7 de Noviembre  de 1997

Lilith Alcántara – León Ustherlitz

Estimado amigo:

Al regreso de mi último viaje encontré tu atenta carta de fecha 17 de Noviembre, que contesto con sumo gusto. Si bien debo indicarte en primer lugar que, de momento, es del todo punto inconveniente y difícil relatarte (aun brevemente) cuanto me solicitas.

Debo manifestarte que de lo que fui testigo, en 1984, en el sur más recóndito de la Tierra de Fuego chilena, no puedo ni debo relatar nada explícito. Me obliga a ello el juramento que le hice a mi difunto abuelo y a quienes (siendo sus amigos y camaradas) confiaron en mi palabra, y me “abrieron” las puertas de uno de los maravillosos y fasc

inantes secretos que imaginar pudiera. Entré, con mis entonces recién cumplidos 22 años, en una de las más envidiables y hermosas aventuras que pudiera soñar una curiosa e inquieta adolescente. Y lo hice de la mano de una de las personas que más he querido en esta vida. A su espíritu y al fascinante mundo que vi (y saboreé durante 48 horas) las debo cumplir con mi compromiso.

Además, debo confesarte que me une otro motivo para no incumplir mi palabra: independientemente de mi profesión de arqueóloga

 e historiadora, no hay día en que no piense en volver aquél maravilloso lugar. La única fuerza que en un futuro puedo utilizar para ello, es haber guardado silencio.

He leído, en ocasiones, trabajos y libros que hacen mención a cosas, situaciones y experiencias de las que fui testigo. Algunos de estos trabajos son descabellados. Otros no. De estos intuyo que algunas personas si se han ido de la lengua. No será, de momento mi caso. Y debes saber respetar mi discreción.  Sin que ello signifique en modo alguno desconfianza hacia ti, pese a ser un desconocido. En honor a la verdad, virtud que sé poseo, también re diré que jamás contaría (y menos por escrito) a alguien que aún no conozco semejantes vivencias. Es algo que debes comprender y respetar.

Sobre otros diversos temas si puedo, con sumo gusto, comentarte algunas cosas. No es en esta ocasión la idónea para extenderme. Hace poco que he regresado de un viaje agotador y es mucha la correspondencia que debo poner hoy en día.

Sobre algo que me intriga y es motivo de tu curiosidad si puedo adelantarte algo.

Fueron más de 20 los submarinos que salieron de Europa antes de la derrota final de Eje, Apenas la mitad llegó a su destino. Siete submarinos salieron hacia su destino una vez finalizada la Guerra. En uno de estos iba mi 

abuelo. Él hablaba muy bien español porque había estudiado en España durante la Guerra civil, 

Carta parte 2 de 2

como asesor de la Legión Condor. Durante la Guerra Mundial siguió vinculado a España en materias de asesoramiento militar. Pudo quedarse en este País de haber querido tras la derrota. Como hubiera podido quedarse en su Patria, ya que nunca estuvo involucrado en crímenes de guerra ni escándalos. Fue siempre un profesional de la aeronáutica, que en su día fue militarizado. También es cierto que militó voluntariamente en el partido Nazi. Lo que nunca ocultó.

Exiliado voluntariamente de Chile, fue instructor (hasta mucho después de su jubilación) de la fuerza Aérea de su segunda Patria. El me inculcó la pasión por la historia, por la investigación del pasado, pero sobre todo por la honradez y la honestidad en el trabajo.

Recuerdo con enorme satisfacción volando con él a bordo de aeroplanos sobre los majestuosos Andes y también sobre la Antártida.

Quienes se refugiaron en Sudamerica como consecuencia de la derrota europea iniciaron allí una nueva vida. Solo una parte ínfima de aquellos se “adentro” en esa tierra hermana y se estableció en lugares donde ya mucho antes de vislumbrarse el final de la guerra mundial, otros alemanes se habían establecido. En un proyecto que iba mucho más allá de lo meramente político y terrenal. Formaba, y aún hoy forma, parte una supervivencia racial de los restos de una civilización, de una fase distinta de la existencia. Como no deseo, ni tengo tiempo en verdad, 

ahora extenderme ni entrar en este tema, debo poner punto y final a mi carta de hoy.

Una última cosa te aseguraré: es mentira que el hueco que hay en la capa de ozono sobre la Antartida sea como consecuencia de sprays y los excesos que nos venden los “científicos oficiales del sistema”. La causa es más creíble y menos sencilla: Los EE.UU. han intentado adentrarse y exterminar a potenciales enemigos en esa misteriosa (y no tan inhóspita) zona y han causado tal estrago que ahora no saben subsanarlo.

El tema Ovni estrellado 

en Sevilla en el lejado 1965 es de interés sólo dentro de la curiosidad. Para quien, como yo, ha visto en 6 ocasiones ovnis con total claridad y para los estudiosos seros del tema (que están convencidos de su existencia, otra cosa es “de donde vienen…) su existencia está fuera de toda duda.

Espero escribirte en otra ocasión y si comprometo a contarte algunas anécdotas muy curiosas de esos submarinos que hicieron un 

último viaje y no volvieron aparecer. Pero del tema central de tu carta, tal y como al inicio te he indicado, no hay (de momento) la menor posibilidad.

Espero que ello no sea impedimento para futuras epístolas tuyas.

Viajo con frecuencia a Madrid, y espero asistir a una Convención en febrero sobre Bajo Nilo y Abu Simbel. Te informare debidamente por si es de tu….

La carta es bastante curiosa, demasiadas preguntas y no he podido dar con el supuesto Abuelo de la chica que escribe la carta desde  un pueblecito de las islas Baleares , solo tengo datos para comenzar una búsqueda de este señor que fue miembro de la Legion Condor, también que iba en uno de esos submarinos de la guerra civil  , también que fue exiliado voluntariamente de chile e instructor de la Fuerza Aerea, piloto que voló a la Antartida, que al parecer sabia sobre muchos casos , en la carta se habla también de OVNIS ¿ acaso este piloto y misterioso personaje tuvo que ver algo en algún avistamiento con los no identificados? La investigación queda abierta para todos, si tienes más datos que aportar mándamelos a nando@ovnispain.com un saludo, quizá entre todos podamos poner un nombre al misterioso militante Nazi.

Nando Dominguez www.ovnispain.com @nandomdb