¿Habrá extraterrestres en los nuevos planetas descubiertos a 40 años luz de la Tierra?


Una impresionante cosecha de planetas del tamaño de la Tierra acurrucados alrededor de una estrella enana roja y ultrafria. Ha sido el descubrimiento del año y las teorías se suceden después de una imagen que ha cambiado nuestra concepción de la galaxia.

¿Cómo serán esas nuevas ‘Tierras’? Podrían ser rocas sacudida por la radiación, o mundos cubiertos de nubes tan asombrosos como Venus. O podrían albergar formas de vida exóticas, que han prosperado bajo los cielos del crepúsculo rojizo.

Ahí, a 40 años luz de distancia están tres planetas que se parecen como pocos al tamaño o la masa de la Tiera. Tres de los planetas residen en la “zona habitable” alrededor de su estrella, TRAPPIST-1, donde los cálculos sugieren que las condiciones podrían ser adecuadas para que exista agua líquida en sus superficies. Cierto es que se necesitan muchas más observaciones para estar seguros.

Las estrellas enanas rojas – también llamadas “enanas M” – superan en número a otras, incluyendo estrellas amarillas como nuestro sol, por un factor de tres a uno y suponen casi el 75 por ciento de las estrellas de nuestra galaxia. También duran mucho más tiempo.

Sus planetas son proporcionalmente más grandes en comparación con las pequeñas estrellas que orbitan. Esto significa que los pequeños mundos rocosos que orbitan las enanas rojas más cercanas serán los objetivos principales de los nuevos y potentes telescopios que estarán en línea en los próximos años, tanto en el espacio como en el terreno.

“La mayoría de las estrellas son enanas M, son débiles y pequeñas y no muy luminosas”, confirma Martin Still, científico del programa en la sede de la NASA en Washington. “Así que la mayoría de los lugares donde usted buscaría los planetas están alrededor de estas pequeñas estrellas frescas. Estamos interesados en las estrellas más cercanas, y las estrellas más cercanas son en su mayoría M-enanas”.

Pero estos son, seguramente, planetas desconcertantes, con propiedades extrañas que deben ser observados de forma cuidadosa.  Para hacerlo, cada vez es más común llevar a cabo simulaciones con ordenadores.

Descubrir si pueden encontrar alguna forma de vida, y de qué tipo, va a mantener más que ocupados a los astrobiólogos. Recrear las condiciones de estos planetas rojos en laboratorios va a ser uno de los retos. “Definitivamente estamos trabajando horas extraordinarias ahora”, dijo Nancy Kiang, astrobióloga del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA en Nueva York.

¿Hay vida o no?

La opinión de los expertos acerca de si los planetas enanos rojos son adecuados para la vida tiende a ir y venir, “como un péndulo”, dijo Shawn Domagal-Goldman, científico espacial en el Goddard Space Flight Center de la NASA en Greenbelt, Maryland.

Ahora el péndulo tiende más a ir la lado de que no, no hay vida. ¿Por qué? Porque las estrellas rojas son extremadamente activas en sus primeros años – disparando ráfagas de radiación letales-.

La estrella roja tiene ‘berrinches’ radiactivos de 1.000 millones de años

Estos berrinches juveniles de las estrellas rojas continuarán durante bastante tiempo. Las enanas rojas arden a una energía mucho más baja que nuestro sol, pero viven mucho más tiempo, tal vez con una vida útil de trillones de años – más larga que la actual edad del universo. Nuestro sol se espera que se queme después de brillar 10 mil millones de años; Estamos a mitad de su vida útil.

La edad exacta de la estrella TRAPPIST-1 es desconocida, pero los científicos creen que tiene por lo menos 500 millones de años, o alrededor de una décima parte de la edad de nuestro sol de 4.500 millones de años.

Las enanas rojas podrían tomarse mil millones de años sólo para calmarse lo suficiente como para permitir que los planetas cercanos sean habitables. Y la “zona habitable” alrededor de tales estrellas está muy cerca. Los siete planetas del tamaño de la Tierra están muy cerca de su estrella.

Ese tipo de proximidad significa que los planetas probablemente tengan una cara siempre vuelta hacia la estrella, de la misma manera que nuestra luna sólo presenta una cara a la Tierra. Las enanas rojas son frescas comparadas con el sol, así que el lado más lejano a ella podría quedar atrapado en una noche eterna y congelada.

Eso sí, el tipo adecuado de atmósfera podría mitigar tales efectos, transportando el calor al lado más lejano del planeta y ayudando a moderar el clima en general.

Las noticias más sombrías: la radiación acaba con el oxígeno

Un estudio reciente que se basó en simulaciones por ordenador de planetas enanos rojos, sin embargo, mostró noticias más sombrías. Según el estudio de un equipo de la NASA Goddard dirigido por Vladimir Airapetian, los templos de las enanas rojas jóvenes, con sus ráfagas de rayos X de alta energía y emisiones ultravioleta, podrían eliminar el oxígeno de las atmósferas de los planetas cercanos… o toda.

Otro efecto potencialmente esterilizante, incluso para los planetas M-enanos que logran mantener sus atmósferas, estaría provocado por la radiación de alta energía de la estrella roja que desencadenaría un efecto invernadero fuera de control, según el experto Domagal-Goldman. “Tal vez podría acabar siendo un clima estable, pero demasiado caliente para apoyar la vida“, dijo. Pero se sabe tan poco sobre cómo comienza la vida que todas las posibilidades permanecen abiertas.

El lado optimista: la atmósfera se recupera

“Tal vez la atmósfera se recupere “, confía Tom Barclay, científico investigador del Centro de Investigación Ames de la NASA en Moffett Field, California. Barclay trabajó en en el telescopio espacial Kepler de la NASA, el buscador de planetas. En el escenario de Barclay, las formas de vida siempre encuentran una manera de adaptarse a las ráfagas de radiación estelar.

Y pone como ejemplo nuestro propio planeta, ya que la vida en la Tierra es capaz de hibernar durante largos períodos de tiempo. Debemos poner mucho esfuerzo en estudiar si este es un lugar donde creemos que la vida podría prosperar “.

Descubrir vapor de agua, vital

Los futuros telescopios, incluyendo el Telescopio Espacial James Webb (JWST) de la NASA, que se lanzará en 2018, podrían ayudar a resolver estas cuestiones analizando de cerca los gases atmosféricos de los planetas TRAPPIST-1. Si uno de estos instrumentos descubriera el vapor de agua y, por ejemplo, una combinación de oxígeno y metano, podría ser un fuerte indicador de un mundo potencialmente vital.

El Telescopio Espacial Hubble también será un actor clave en la caracterización de las atmósferas de los planetas TRAPPIST-1 y, de hecho, ya ha comenzado una encuesta preliminar. Ambos telescopios espaciales están equipados para capturar el espectro de luz de los planetas, revelando los tipos de gases que están presentes.

Julien de Wit, investigador postdoctoral en el Instituto de Tecnología de Massachusetts, Cambridge, y autor del nuevo trabajo de TRAPPIST-1, anticipó: “Veremos atmósferas con eficacia en diferentes longitudes de onda, lo que nos permitirá obtener la composición, la temperatura y la presión para restringir o no la habitabilidad”.

La radiación puede acabar con el hidrógeno

La radiación estelar podría eliminar el hidrógeno, dejando atrás un mundo potencialmente habitable. Los planetas también podrían haberse formado más lejos de la estrella, acercándose más con el tiempo.

“Podrían emigrar desde fuera, más allá en el sistema planetario, donde hay más agua, temperaturas más frescas“, dijo. “Eso les daría más protección contra la pérdida de agua. Hay muchas opciones, aunque la gente no debe llamarse a engaño: encontrar vida unicelular sería ya un grandioso hallazgo.

fuente: http://www.lainformacion.com/tecnologia/extraterrestre-vida-estrella-roja-TRAPPIST-1_0_1002501109.html

Comments 0

Deja un comentario

¿Habrá extraterrestres en los nuevos planetas descubiertos a 40 años luz de la Tierra?

log in

Don't have an account?
sign up

reset password

Back to
log in

sign up

Captcha!
Back to
log in

¿Habrá extraterrestres en los nuevos planetas descubiertos a 40 años luz de la Tierra?