El siguiente suceso me llego tras la publicación de mi libro Ufología Histórica de Zamora, el testigo, tras saber de la publicación de mi libro, decidió contactar conmigo para contarme su historia a través de redes sociales.

Una tarde, de las que me quedo a trabajar en Zamora y a comer debido a que abro de tarde la oficina en ese espacio de tiempo libre, decidí quedar con ella en un acogedor bar de la marina llamado La farola, donde trabaja mi amiga Susana.

El nombre de la testigo lo guardo en el anonimato.

 

Ocurrió en las tres cruces de Zamora en el año 1972 , ella tenía unos 17 o 18 años.

La zona de las tres cruces en esa época no había tanta edificación como es hoy en día, digamos que era todo campo, algunas casitas de dos platas y un bloque de pisos donde la testigo vivía que actualmente sigue en pie y fue hasta donde ella me llevo para decirme exactamente donde vio ese objeto como un platillo volante.

La testigo vivía en el segundo piso, en el único bloque de pisos que había hasta la fecha construido en lo que eran las afueras de Zamora, las tres cruces. …..

Existen muchas historias sobre encuentros sobre Platillos Volantes aún por contar. El siguiente suceso ocurrió en el año 1972 en una zona de Zamora que actualmente es una zona muy céntrica, pero que en los años 70 tan solo había un edificio bajo y alguna casita de dos plantas.

Tras la publicación de mi libro “Ufología histórica de Zamora” (Guante Blanco, 2022), recibí un mensaje a través del cual una testigo se ponía en contacto conmigo para romper su silencio. Su nombre lo reservo en el anonimato, ya que es una artista públicamente reconocida.

QUIZAS TE INTERESE  Una vida mirando al cielo

Esta mujer, actualmente tiene 69 años, y ella decidió contar su historia por primera vez, mientras nos tomábamos un café en una céntrica cafetería en la plaza La Marina Española de Zamora, muy cerca al lugar del suceso.

La testigo comenzaba a aportarme detalles de su encuentro con un Platillo Volante. Ella recuerda que tenía unos 17 años aproximadamente, siempre ha sido una aficionada a la lectura, pero esa primavera vivía en la segunda planta del edificio.

Dicho edificio cuenta con ocho plantas, y ese día, sobre las 7 de la tarde se encontraba leyendo en su balcón y fue cuando de repente al mirar hacia fuera de la pequeña terraza pudo ver con sus propios ojos un inmenso platillo volante, estático, que se encontraba como por encima de la segunda planta del bloque de pisos.

Se sintió como paralizada y asombrada a la vez, no recuerda el tiempo que el artefacto estuvo parado, estáticamente y sin emitir ningún tipo de ruido enfrente del edificio. Pero cree que pudo durar bastantes minutos, eso si, estuvo lo suficiente para poder observar cada detalle de la parte de abajo del Platillo.

En uno de esos momentos, nada más observar el artefacto, pudo ver que estaba iluminado por una potente luz. A posteriori esa luz se apagó y observo que su color era como metálico oscuro, tenía en la panza muchas ventanitas o puertas, en el centro tenía una compuerta como más grande que el resto de las demás.

Pasado el tiempo dicho objeto se esfumó a una velocidad increíble sin dejar ningún rastro de estela ni humo, fue cuando ella se metió para dentro de casa sabiendo que había presenciado algo inusual y que por aquella época estaba ocupando algunos titulares en la prensa de Zamora.

QUIZAS TE INTERESE  Juan Mesa Guardia Civil testigo de un encuentro OVNI en el País Vasco

Me comentaba que al día siguiente o a los días posteriores recuerda que en la prensa había algún titular de que en Zamora se estaban viendo objetos volantes no identificados, ella nunca había contado a nadie ni a sus padres ese suceso, por miedo a que no la creyera

Actualmente, las tres cruces es una de las zonas muy transitadas en la ciudad de Zamora, pero por aquel entonces era todo un descampado con pocas casas, algunas de ellas continúan hoy en día en pie. Posiblemente este encuentro pudo ser presenciado por más testigos, no estaría nada mal aportar más testimonios a un encuentro de estas características.

Mientras pegaba los últimos sorbos a mi café, la charla llegaba a su fin, pero un dato más curioso recibí de esta persona que amablemente y sin ningún interés se puso a contar su experiencia. Ella tiene como visiones o sueños premonitorios, no sabe si ese encuentro encendió esa chispa en ella.

Nando Domínguez

Publicado en EOC nº 96

 

 

 

Deja una respuesta