Eduardo Lurueña, el primer civil español que viajará al espacio

 

Su viaje durará alrededor de 4 horas en los que atravesará la atmósfera de la Tierra a bordo de una nave «capaz de alcanzar los 3.500 kilómetros por hora»

Eduardo Lurueña será el primer español civil que viaje al espacio. Se trata de «un sueño cumplido», según ha declarado él mismo este miércoles en rueda de prensa, en donde ha reconocido que «siempre ha admirado a Pedro Duque», al que considera «lo más». «Lo que yo voy a hacer es un salto de pulga en comparación con lo que ha hecho él», ha indicado.

Su experiencia será algo más corta que la del astronauta español. El viaje durará alrededor de 4 horas en los que atravesará la atmósfera de la Tierra a bordo de una nave «capaz de alcanzar los 3.500 kilómetros por hora».

 
 

En esta aventura estará solamente acompañado por un piloto que, ya en el espacio, cederá durante un tiempo los mandos a Lurueña. «Supongo que allí no habrá nada contra lo que me pueda chocar, sino no me los dejarían», ha bromeado. Además, la nave cuenta con un laboratorio en el que podrá realizar varios experimentos y también se pueden lanzar pequeños satélites.

Mientras espera esta experiencia, que probablemente comenzará en septiembre, los 23 astronautas seleccionados entre un millón de aspirantes continúan con su entrenamiento. «Actualmente vamos cada dos meses a entrenar a Holanda o Rusia» ha señalado el español. Esta parte es mucho más amable que las pruebas que han tenido que pasar antes de ser elegidos.

«Me subía 3 o cuatro personas a la espalda y caminé cargando con ellas», ha explicado Lurueña como ejemplo de los «intensos» entrenamientos vividos. En este caso intentaba conseguir superar la fuerza g de la centrifugadora. Pero también ha vivido vuelos en gravedad cero, ha realizado un circuito militar, ha construido un cohete y ha superado tests de aptitud, como exámenes de física, astronomía o ingeniería«, según ha indicado.

La actitud mental

A su juicio, ha sido capaz de superar estas pruebas, no sólo con las aptitudes físicas que le han dado sus años entrenando artes marciales, sino también la meditación y su «pensamiento optimista». «Cuando hacía las pruebas en vez de pensar ‘voy a suspender’, yo me repetía ‘voy a ir al espacio’», ha reconocido. Para Lurueña este pensamiento positivo es lo que le ha hecho estar entre los 23 elegidos.

La meditación también ha sido útil para «mantener la calma» de cara a una situación de tensión como es este viaje que, además, pude «provocar sensación de claustrofobia». «Se trata de disfrutar de cada segundo. No puedes pensar en lo que dejas atrás o lo que te vas a encontrar al llegar», ha declarado.

Ha sido el propio Buzz Aldrin, el segundo hombre en poner el pie en la Luna, quien le ha dado estos consejos. El astronauta estadounidense ha aconsejado a Lurueña que «esté preparado para imprevistos» y que «disfrute de cada instante» porque «el tiempo pasa más despacio allá arriba». «Nos habló como un viejo maestro, aun siendo un científico y héroe de guerra tiene un carácter muy espiritual, es una gran persona», apunta el español.

Aldrin también ha advertido a los viajeros de que esta experiencia les va a cambiar «por dentro», de ahí que el experto en artes marciales quiera »guardar cada instante y vivir al máximo« la experiencia. «Trato de no pensar en el despegue, solo en disfrutar la gravedad cero en el espacio mientras veo la Tierra desde tan alto. Además de ver la estrellas tan brillantes en la oscuridad sin el filtro de la atmósfera», ha apuntado.

Con respecto al futuro del turismo espacial, Lurueña a recordado los grandes avances de la ciencia en los últimos años. «El espacio es accesible para todos», ha indicado, para añadir que está seguro de que «detrás» de él «muchos irán al espacio». Fuente

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.